EL MENSAJE

Autor Francisco Javier Bernad Morales
   

ACTO ÚNICO

(Exterior de un castillo. En el centro, la puerta, junto a ésta, una silla, dos ventanas a los lados. A la izquierda un bosquecillo y a la derecha, campos de cultivo. Gerberto y la princesa en el centro)

Princesa:                                  Tenemos que hacer algo,

                                                mi padre desea que me case

                                                con Gilberto

 Gerberto:                                 Nunca lo consentiré.

                                                Hablaré con vuestro padre

 

Princesa:                                  De nada servirá.                                                                             Ya sabes que, sin faltarle al respeto,

                                                si algo se le mete en la cabeza

                                                nunca cambia de opinión.

 

Gerberto:                                 No te falta la razón.

                                                Aun recuerdo con horror

                                                cuando se empeñó en decir

                                                que era redonda la tierra

 

Princesa:                                  Y para que se callara

                                                todos dijimos que sí

 

Gerberto:                                 Pero algo se podrá hacer

                                                para que acepte nuestra boda.

                                                Si yo matara a un dragón

                                                me querría como yerno.

                                                También si derrotara a los turcos,

                                                si venciera a los piratas...

 

Princesa:                                  No digas más tonterías.

                                                Ni dragones, ni turcos, ni piratas,

                                                aquí sólo hay lagartijas.

                                                Con eso no vas a impresionarle.

 

Gerberto:                                 Puedo descubrir América...

 

Princesa:                                  Cuando vuelvas seré vieja.

                                                Además he oído contar

                                                que eso lo va a hacer Colón.

 Entra Eloísa, una dama, por la derecha)

 

Eloísa:                                              Buenos días, Alteza,

                                                Hola, Gerberto

 

Princesa:                                  ¿Ocurre algo, Eloísa?

                                                Pareces nerviosa

 

Eloísa:                                              Vuestro padre, princesa,

                                                desde esta mañana está muy extraño,

                                                recorre el castillo de arriba abajo,

                                                habla solo y aunque escucho tras la puerta

                                                no le entiendo lo que dice

Gerberto:                                 ¡El rey preocupado!

                                                Esta es mi oportunidad:

                                                me entero del problema,

                                                al momento lo resuelvo,

                                                y aprovecho la ocasión

                                                para pedirle tu mano

                                                       

Princesa:                                  Aunque tú lo hayas pensado,

                                                no parece mal pensado.  

 

Eloísa:                                            Continuaré vigilando

                                                por ver si descubro algo.        

       

Gerberto:                                 ¡Cuidado! Se oyen pasos

 

Princesa:                                  Ocultémonos

 

(Gerberto, la Princesa y Eloísa se ocultan en el bosquecillo de la izquierda. Por la derecha entra el rey. Mientras habla se lleva las manos a la cabeza

 

Rey:                                         No lo puedo comprender

                                                no me cabe en la cabeza...

                                                ¡Qué bien, una silla!

                                                Lo pensaré sentado

                                                que será más descansado.

                                               

(Por la derecha entran Gilberto, un caballero, y Elvira, una dama)

 

 

Elvira (hace una reverencia):              ¡Buenas tardes! Majestad

 

Gilberto (también hace una reverencia)      También os lo digo yo.   

                                    Que tengáis muy buenas tardes

Rey:                                         Gracias, gracias, muchas gracias.

                                                Pues aquí estaba pensando

 

Elvira:                                              Mas, ¡che!, ¿pensando vos?

                                                Eso no es digno de un rey

 

Gilberto:                                   ¿Pues no tenéis mayordomo,

                                                consejero y escudero,

hasta sastre y tesorero,

zurcidor y zapatero?

                                                ¡Qué piensen ellos!

                                               

Elvira:                                              Si vuestro padre lo viera...

 

Gilberto:                                   Si vuestra madre supiera...

 

Rey:                                       &